Los cambios de la vida

Hace no muchos años me dijeron que los cambios se me daban bien, que se me adaptar a ellos.

Creo que tenían razón. A todo uno se acostumbra menos a no comer, bueno aquí que hablen los faquires.

En este caso, debido a mi “aniversario” de contrato, se me promovió a otra área (por decirlo de una manera bonita), la cual es de regreso a la planta principal, esta vez en la línea de ensamble.

¡Vaya que fue un cambio!, el haber ya estado un año dentro del sistema, ya no me agarran tan de bajada con las terminologías y menos con la ubicación de ciertas áreas, y sobre todo el vocabulario, ya que hace un año, recién desempacado, me meten al ruedo teniendo conocimiento 0 de los procesos, siglas, vocabulario etc., ¡y aparte se enojan porque no los manejo!, se pasan… Pero ahora ya no es así, y  la verdad me siento muy orgulloso de mi progreso.

El otro día, en una junta que me metieron sin decir agua va (como en muchas ocasiones), me sorprendí a mí mismo, ya que sin querer tuve que usar los 3 idiomas casi al mismo tiempo, debido que la traductora que estaba antes, había salido al baño y tuve que aplicarme con un japonés y un gringo (un negrote por cierto). Al terminar de explicar lo expuesto, tanto en japonés como en inglés, el negrote me voltea a ver y me dice: “Sabes japonés, inglés, evidentemente español… ¿algo más?”, a lo que contesto: “¿Un poco de alemán?*”, a lo que me responde: “Woooow”.  La verdad me hizo sentir muy bien su comentario. Y bueno, al día siguiente, me volvieron a llamar a otra junta con las mismas personas, entonces, creo que les gustó el trabajo.

Es un hecho, los idiomas me han dejado más que mi misma carrera, y en este caso, y me han dado más satisfacciones, además de que me gustan y sobre todo me gusta mi trabajo.

Si alguien me hubiera dicho hace 18 años que me iba a dedicar a ello, no le hubiera creído, pues solo empecé a estudiarlo como un hobby y vean, es lo que me ha dado de comer los últimos 3 años y ayudó a pagar mi escuela.

Ironías.

*El alemán y yo.

La verdad no se taaaanto alemán, lo estudié un semestre, y de lo que me acuerdo es de las pronunciaciones, números, algunos pronombres personales, demostrativos y palabras aisladas. No lo seguí por tiempo, debido a que ya trabajaba cuando lo estaba estudiando.

Sin embargo, una palabra que siempre me gustó por cómo se escucha, pero es “absurda” es: “keine Kartoffel”, que siginifica: “No hay papas”.

¡Ah por cierto!, entré a estudiar alemán porque según yo iba a trabajar en la BMW… repito… ironías.

¡JA!

Anuncios

2 comentarios en “Los cambios de la vida

  1. Francamente no espero que me recuerdes ni es el motivo principal de este burdo comentario, simplemente quiero darte las gracias por que en un momento de mi vida me diste varios consejos excelentes (desde como hacer un press de pecho, hasta como llevar una relación, la verdadera importancia de la felicidad en pareja y mas aun la importancia de cuidarnos entre la manada). Saludos y espero que estés bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s